Harry Potter y las reliquias de la muerte, parte 2 (3)

Published on:

Lo que supone llegar al final

harry_potter-7-0El final ha llegado. Ha llegado para arrasar en taquilla, cosechar unas críticas nada desdeñables en el panorama internacional y despedirse a lo grande. Harry Potter ya se ha hecho mayor y ha logrado unos objetivos que nadie nunca podía imaginar que alcanzaría hace diez años.

Resulta curioso que la saga ideada por J. K. Rowling fuera rechazada en la mayoría de editoriales en las que la escritora presentó su texto inicial. Más curioso aún es que fuera una editorial pequeña la que, finalmente y con muchas dudas, publicara el primer volumen de esta odisea literaria y cinematográfica. Y no deja de resultar sorprendente que ahora Rowling se niegue a vender los derechos de sus engendros mágicos porque no quiere ver adaptaciones que no respondan a sus exigencias de pluma y letra.

Esta es la octava película, y última como todos sabemos, en la que se podría pensar que se ha operado casi un milagro. Para empezar, los actores jóvenes no se han descarrilado por el camino y han aprendido a ser actores delante de las cámaras y con la atención de medio mundo centrada en ellos.

Para continuar, el reparto de estrellas que conforma la cosmogonía potteriana es de infarto y, para acabar, los cuatro diferentes directores que han transitado por la serie no han hecho ningún descalabro irreparable. Para colmo, las ocho cintas han sido más que rentables, han supuesto un hito en la historia del cine (nunca una saga fílmica de ocho cintas había logrado mantener el interés del respetable durante tantos años y con tanto aguante) y han madurado sus tramas al únísono que su público veía pasar las primaveras y, de paso, ganaba nuevos adeptos en su recorrido.

Dada la temática de esta dinastía de hechiceros, podríamos pensar que ha sido por arte de magia. Este jalón final es el cierre perfecto de una serie que ha hecho reír, ha hecho llorar, ha propuesto un universo insólito y creativo y ha embarcado al espectador en aventuras fascinantes.

El último filme, que hoy nos ocupa, combina con acertado esmero todos los elementos que han hecho hoy célebre a esta franquicia y quizás esta fusión de géneros es uno de los secretos que mejor ha sabido conservar la serie.

harry_potter-7-2

La última entrega

Harry Potter y las reliquias de la muerte, parte 2 es la continuación instantánea de lo acontecido en la primera parte. Incluso sus primeras imágenes corresponden a los últimos minutos del final de aquella. Sin embargo, ocurre un insólito fenómeno. Si bien la primera parte abogaba por lo atmosférico y lo introspectivo, esta segunda parte apuesta por el espectáculo teñido de tragedia, y ambas cintas demuestran una extraordinaria coherencia en su transición de situaciones y personajes.

Se puede pensar incluso que estamos delante de una cinta de aventuras bélicas, aunque por supuesto, pasadas por el tamiz de magia y varita, lo que le otorga un sentido vertiginoso del ritmo.

Pero David Yates, director de las cuatro últimas entregas de la serie, sabe lo que tiene entre manos y decide sacarle el máximo provecho. Su planificación de la batalla librada en Hoghwarts es simplemente magnífica, las secuencias del enfrentamiento final entre el mago Potter y Lord Voldemort destilan una inusual belleza realista, las escenas aéreas están exquisitamente rodadas y el final que todos sabemos y esperábamos se cumple con absoluta fidelidad respecto a su texto de procedencia.

Bien es cierto que no es un filme perfecto, aunque tampoco debería serlo como epílogo de una larga historia. Su secuencia final resulta bastante ñoña, el filme tiene puntos muertos que corresponderían más a su antecesora en cuanto a desarrollo de tramas y quizás su respeto por la novela original caiga en una condescendencia que podría haberse limado.

Por otro lado, la obra cuenta con unas interpretaciones brillantes, con un despliegue visual insuperable, con algunas secuencias absolutamente emocionantes y cede espacio sensible a la interminable lista de personajes para que toda la imaginería de la serie tenga representación en este eslabón último.

harry_potter-7-3

La concepción de Yates

Yates demuestra que su obra ha alcanzado la madurez necesaria que ya demostraba la primera parte de esta película cortada en dos. No sólo maneja con soltura las secuencias grupales, sino que hace un asombroso uso de primeros planos que le dan mayor cariz dramático a su particular tratamiento de caracteres.

Su planteamiento de la lucha entre las fuerzas del Bien y las fuerzas del Mal fusiona protagonistas con secundarios logrando que el espectador tenga una panorámica completa de todo lo que ocurre en el proceso. También utiliza diversos recursos visuales que no son prototípicos del cine de aventuras juveniles y erige un rigor expositivo de las circunstancias que hacen que la batalla en los dominios de Hoghwarts sea una de las más asombrosas vistas en los últimos años.

Pero no todo es lucha en este megalómano final, sino que la acción se combina extrañamente con la melancolía y la tristeza. Hay algo desasosegador al contemplar la destrucción de la escuela de magos más famosa del cine, así como resulta igual de acongojante contemplar la caída de algunos personajes que nos han acompañado tantos años. Incluso asistir al progresivo desplomo de Voldemort, uno de los villanos más fascinantes del cine reciente, tiene algo de desalentador puesto que Yates filma el suceso otorgándole a esta figura maligna más protagonismo del habitual.

Además, cierto es que el filme funciona a nivel de resumen porque reúne a personajes que hacía tiempo no desfilaban en la serie, se atienden elementos que habíamos conocido en otros capítulos anteriores y los detalles sobre el destino de los personajes quedan revelados en su mayoría en esta entrega final. Lo que quiere decir que uno debería ir al cine con los deberes hechos. Es decir, no es suficiente con haberse leído los libros en el momento de su lanzamiento ni haber digerido todos los filmes previos, sino que se debería hacer un repaso de todo el universo Potter antes de asistir a esta poderosa traca final.

harry_potter-7-4

Que quede claro que esta saga es para auténticos acérrimos que conocen el desarrollo de personajes, tramas explícitas e historias insinuadas y que intenta hacer paralelismos entre nuestra propia historia y la historia mágica de este grupo de encantadores. Por supuesto, este último filme también demuestra esa riqueza de contenidos previos engarzados ahora para que lo acontecido en esta cinta cobre coherencia absoluta. De lo contrario, ciertas situaciones pueden escaparse, aunque no perjudican el desarrollo de la cinta, pero quizás pueden empobrecerlo.

Técnicamente perfecta y narrativamente bien llevada y sincopada, Harry Potter y las reliquias de la muerte, parte 2 le da un merecido final a una serie que deberá ser de nuevo analizada en un futuro no muy lejano. Después de siete libros, ocho filmes y diez años, sólo queda comprobar si el paso del tiempo le dará la confirmación de clásico a la saga.

Queda también la incógnita de si Rowling proseguirá su dedicación literaria a las andanzas de esta estirpe de magos, aunque ella haya afirmado por activa y por pasiva que no piensa escribir más libros sobre Harry Potter. Lo que sí queda claro es que esta última entrega ha sido elaborada con el esmero necesario para que sea lo que finalmente es, una gran despedida.

Escribe Ferran Ramírez

 Título  Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: Parte II
 Título original  Harry Potter and the Deathly Hallows: Part 2
 Director  David Yates
 País y año  Reino Unido, 2010
 Duración  130 minutos
 Guión  Steve Kloves; basado en la novela de J. K. Rowling
 Fotografía  Eduardo Serr
 Música  Alexandre Desplat
 Distribución  Warner Bros. Pictures International España
 Intérpretes  Daniel Radcliffe, Rupert Grint, Emma Watson, Ralph Fiennes, Michael Gambon, Bill Nighy, John Hurt, Helena Bonham Carter, Robbie Coltrane, Imelda Staunton, Jason Isaacs, Alan Rickman, Maggie Smith, Timothy Spall, Julie Walters, Bonnie Wright, Matthew Lewis
 Fecha estreno  15/07/2011
 Página web  http://harrypotter.warnerbros.es/hp7a/