Sevilla, 20 Festival de Cine Europeo (3): Crónica de cierre

Published on:

Reencuentro con el Cervantes

Un número importante de películas que han pasado por el Festival de Cine Europeo de Sevilla se están estrenando ahora en las salas comerciales. En la entrega anterior dedicada al SEFF, ya dimos cuenta de algunos títulos que nos llamaron la atención positivamente, dentro de la Sección Oficial. A continuación, vamos a referirnos a otras secciones del Festival, algunas de las cuales pueden considerarse de las mejores estrenadas en este año 2023, que acaba ahora.

Así, en el marco de la Selección EFA, que acoge algunas de las películas nominadas por la Academia de Cine Europeo, hemos podido ver Anatomía de una caída y Fallen Leaves. Ambas ya premiadas en el Festival de Cannes. La primera con la Palma de Oro y la segunda con el Gran Premio del Jurado.

Anatomía de una caída, dirigida por la cineasta francesa Justine Triet, es una excelente película en la que asistimos al proceso judicial en el que se dilucida si la causa de una muerte ha sido un asesinato o un suicidio. La historia se centra en el personaje imputado por asesinato (extraordinaria la interpretación de Sandra Hüller); una escritora con una personalidad fría y calculadora.

El análisis de su conducta es el eje en el que se centra el relato. La crisis de su matrimonio desvela claves de una culpa que puede estar vinculada a la sospechosa muerte del marido, por una caída en su casa de la montaña. El hijo de ambos, un niño ciego de once años, resultará clave para el desenlace de la historia.

El finlandes Aki Kaurismäki, después de seis años desde que filmó su última película (El otro lado de la esperanza, 2017), presentó en Sevilla Fallen Leaves. Cuenta la historia de dos personajes que de forma casual se encuentran durante una noche en Helsinki. Sus protagonistas Ansa (Alma Pöysti) y Holappa (Jussi Vatanen) son dos almas solitarias con unas vidas rutinarias, marcadas por unas difíciles condiciones laborales que se nos antojan muy reales.

Se trata de una tragicomedia que amplía la conocida trilogía del proletariado del director, compuesta por Sombras en el paraíso (1986), Ariel (1988) y La chica de la fábrica de cerillas (1990). Con un estilo característico y reconocible en toda la filmografía del director, Fallen Leaves se apoya en una puesta en escena minimalista pero brillante y muy eficaz, donde destaca el trabajo de su habitual director de fotografía Timo Salminen.

El filme muestra, con un inteligente sentido del humor, las pequeñas realidades que alivian a una clase trabajadora que se muestra digna (excelentes los personajes secundarios) ante los abusos empresariales, tan presentes en la sociedad actual.

Las dos películas comentadas han sido premiadas en la reciente edición de los Premios Europeos de Cine, con diferentes galardones.

También queremos destacar, dentro de la Selección EFA, la película británica How to have sex, dirigida por la debutante Molly Manning. Tras ganar en mayo último, el premio máximo de la sección Un Certain Regard del Festival de Cannes, también ha recibido otras distinciones como la estatuilla Pilar Miró a Mejor Nueva Dirección en la Seminci de Valladolid y 13 nominaciones a los British Independent Film Awards.

La historia presenta a Tara (Mia McKenna-Bruce), Em (Enva Lewis) y Skye (Lara Peake), tres adolescentes británicas que viajan hasta un resort en la isla griega de Malia para disfrutar de un viaje de fin de curso. Empiezan sus enloquecidas excursiones nocturnas por karaokes y discotecas. Vuelven con las primeras luces del día siguiente alcoholizadas, con una mezcla de decepción y frustración. Hasta que conocen a unos jóvenes de su hotel que están apostando por el mismo plan de descontrol y excesos. Entonces comienzan los juegos de seducción, las propuestas explícitas y la inminencia de los encuentros sexuales a los que alude el título.

How to have sex, dirigida por la debutante Molly Manning.

A partir de aquí la alegría da paso a la exploración de la frustración íntima, de la simulación de un disfrute que no es tal. Se trata de cumplir a toda costa con ciertos rituales propios del final de la adolescencia e inicio de la edad adulta, que en muchos casos son alienantes. Las protagonistas se enfrentan a las complejidades del sexo, el consentimiento y el autodescubrimiento. No es habitual en el cine lograr capturar una sensación de disfrute cuando en realidad sientes que no has sido respetado.

En la sección Nuevas Olas, vimos Here, una película belga, dirigida por Bas Devos. Nos propone la historia de Stefan, un obrero de la construcción rumano que vive en Bruselas y está a punto de regresar a su país. Cocina una gran olla de sopa con los restos que tiene en su nevera para repartirla como regalo de despedida entre amigos y familiares. Justo cuando está listo para irse, de forma casual conoce a una joven chino-belga que está preparando un doctorado sobre musgos. Al tomar conciencia de la realidad de la vida invisible, Stefan se replantea su propia existencia.

En esta película resulta llamativo el tratamiento visual, casi experimental, de las imágenes, acompañadas permanentemente con sonido real. La película ha obtenido en el Festival de Berlín el premio al mejor título de la Sección Encounters.

También en esta sección tuvimos la oportunidad de ver Splendid Hotel: Rimbaud en África, que nos dio la oportunidad de entrevistar a su director Pedro Aguilera y su protagonista Damien Bonnard, entrevista ya publicada en esta revista.

De la amplia sección Panorama Andaluz de esta edición, no queremos dejar de citar Amanece, el debut en el largometraje de Juan Francisco Viruega. Un estimable drama familiar, protagonizado por mujeres, donde el paisaje almeriense resulta un elemento destacado.

Here, una película belga, dirigida por Bas Devos.

Alba (Aura Garrido) regresa a su pueblo natal después de mucho tiempo con la experiencia de una ruptura amorosa. El reencuentro con su hermana Candela (Iria del Río) permitirá recomponer una relación familiar maltrecha. Ambas cuidarán de su madre, con una enfermedad terminal, en sus últimos días de vida. Cabe destacar la actuación de Isabel Ampudia, dotando de gran verosimilitud al personaje de la madre.

En conclusión, la organización del Festival de Cine de Sevilla ha hecho un balance positivo de esta vigésima edición, marcada durante varios meses por la incertidumbre, e incluso anunciando su aplazamiento al año 2024. Se ha sacrificado el carácter competitivo y su programación ha sido más pobre que en ediciones anteriores, con muchas películas ya presentadas en otros festivales. La labor de su coordinador Manuel Cristóbal ha sido valorada positivamente por el sector audiovisual, entendiendo que ha hecho lo posible en una situación complicada. De momento, se han anunciado las fechas para la próxima edición, del 8 al 16 de noviembre de 2024.

A título personal quiero poner en valor la recuperación del cine Cervantes, un emblemático local sevillano, que después de haber sido cerrado el año 2020 con motivo de la pandemia de Covid-19 y a punto de ser derribado, ha sido este año una de las sedes del Festival, donde se ha proyectado parte de su programación.

La declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) de este recinto recoge que fue diseñado en 1873 como Gran Teatro Cervantes, tratándose de la sala de proyecciones más antigua de Sevilla.

Escribe Juan de Pablos Pons

Una buena noticia, la recuperación del cine Cervantes para el Festival de Sevilla.