Festival de Sevilla de Cine Europeo (2): Apertura y Sección Oficial

  07 Noviembre 2022

El cine que habla en francés

sevilla-100-enfants-autresEl cine de autor suele caracterizarse por sus innovaciones formales y también en muchas ocasiones por la búsqueda de temáticas alternativas o novedosas. En esta línea estamos encontrando propuestas sugestivas en la programación del Festival de Sevilla de Cine Europeo.

En la ceremonia de inauguración del Festival se ha proyectado Les enfants des autres (Los hijos de otros), dirigida por la directora francesa Rebecca Zlotowski, autora de Planetarium (2016) o Una chica fácil (2019). La temática abordada es la maternidad y la complejidad de formar una familia.

El personaje protagonista, interpretado de manera convincente por la actriz belga Virginie Efira, es una profesora de instituto ya madura, que desea ser madre. Preocupada por su «reloj biológico», en palabras de su directora, establece una relación con un hombre que tiene una hija de cuatro años. Pero que no desea tener más hijos.

Tal como ha afirmado la directora en sala de prensa, la película aborda un tema (la maternidad o la ausencia de esta) no muy abordado en el cine. El enfoque de la película propone la idea relevante de que la maternidad concierne tanto a las mujeres como a los hombres.

Desde un punto de vista formal la película parece inspirarse en ciertas figuras de estilo tomadas de autores vinculados a la Nouvelle Vague, como los fundidos y aperturas en iris, o que el personaje dirija su mirada a la cámara, lo cual no supone una novedad, más bien cabría decir que estamos ante una imitación de estilo.

En cuanto al contenido, el tratamiento optimista de la historia, donde la protagonista se niega a sentirse frustrada, a pesar de las vicisitudes por las que va pasando, resulta poco convincente.

Rodeo supone el debut de la joven directora francesa Lola Quivoron, que se presenta en Sevilla después de haber pasado por el Festival de Cannes, donde recibió el premio Coep de Coeur dentro de la sección Un Certain Regard por este filme.

La historia que se nos propone es la de Julia, una joven de origen antillano que trata de abrirse camino en un mundo marginal como es el de las pandillas de moteros. Un mundo clandestino, dominado por hombres donde Julia (Julie Ledru) pelea por encontrar su lugar y vivir su pasión por las motos.

Estamos ante una adolescente que está sola que movida por su pasión por la velocidad quiere sobrevivir en un entorno hostil y machista. Poco a poco, irá ganándose un sitio y un cierto reconocimiento al integrarse en un grupo mafioso dedicado al robo y reventa de motos de alta cilindrada. Aquí encontramos también una influencia de determinados autores franceses, como Léos Carax, pero también del cine clásico norteamericano, en concreto Nicholas Ray (Rebelde sin causa, 1955).

La narración se desarrolla en tiempo presente y desde el punto de vista de la protagonista. La película no aporta ninguna referencia sobre el pasado del personaje ni las causas por las que busca un mundo marginal para vivir su pasión. Julia se defiende de la violencia que la rodea con determinación y dureza.

Diríamos que la película da testimonio sobre una realidad triste, suburbial, donde no parece haber un mañana para sus personajes, y donde el modus vivendi es el robo de motos. La sordidez de esa realidad se acentúa más al ser una mujer la que tiene que defenderse de una realidad ya de por sí hostil y despiadada. Y donde la supuesta lealtad entre los miembros de la pandilla se rompe con facilidad.

Algunas situaciones dan a entender las malas prácticas policiales (el jefe de la pandilla que está encarcelado dirige al grupo desde la cárcel y tiene como apoyo a miembros de la propia policía). Un acierto de la película es la música que subraya las distintas situaciones que se van formulando. Cabe valorar el esfuerzo por buscar una ruptura de la narración cinematográfica convencional, siendo su primera parte la más lograda.

sevilla-11-rodeo

Close es una delicada y comprometida obra que aborda una temática compleja con gran sutileza y sensibilidad. La relación entre dos chicos adolescentes de trece años que va más allá de la amistad, de manera que ellos mismos no son capaces de codificar si son grandes amigos, familia o pareja.

La masculinidad tóxica, la homofobia interiorizada, la búsqueda de la propia identidad y el rechazo a las ideas preconcebidas hacen que esa relación se rompa y el dolor se vaya abriendo paso entre ellos. Lukas Dhont, guionista y director belga, que llamó poderosamente la atención con su debut en 2018 con Girl, ahora nos sorprende de nuevo positivamente con Close.

La película presenta de manera sencilla pero devastadora el daño que pueden producir los modelos machistas en jóvenes que están en proceso de construcción de su identidad.

Con una narración bien estructurada y una dirección de actores perfecta, Lukas Dhont conduce la historia sin caer en sentimentalismos, dejando caer su mensaje de manera diáfana para los espectadores. La dirección de fotografía, a cargo de Frank van den Eeden, es bellísima y la música de Valentin Hadjadj acompaña perfectamente las distintas situaciones que se abordan.

El protagonista, Leo, interpretado maravillosamente por Edén Dambrine, encarna con multitud de matices a un adolescente que tiene que afrontar una tremenda situación. Película aleccionadora, con un mensaje relevante sobre la importancia de influir positivamente en nuestros hijos y saber protegerlos de influencias dañinas y modelos sociales injustos.

Ganadora ex aequo del Premio del Jurado en el Festival de Cannes, es sin duda una de las películas del año.

Escribe Juan de Pablos Pons

sevilla-13-close