Fire of Love (4)

  11 Septiembre 2022

La fascinación de lo volcánico

fire-of-love-0«Con el amor, única luz del mundo».
(Luis Cernuda)

Ella se llamaba Katia; él, Maurice. A ella le gustaba escribir; a él, acudir a programas televisivos. Ella prefería conocer los detalles de sus descubrimientos; él, la grandiosidad de sus investigaciones. Maurice y Katia se amaron desde su juventud hasta su muerte.

Y como todo amor posee un sentido, una base, construyeron el suyo en torno a la fascinación compartida por los volcanes. Eran dos enamorados, dos científicos franceses, dos vulcanólogos, dos seres humanos que cumplieron algunos sueños maravillosos: descubrir los secretos del mundo volcánico.

A su vida y obra, intrínsecamente unidas por su fervor existencial —la pasión vulcanóloga—, dedica Sara Dosa un excelso documental que, en noventa minutos de metraje, consigue que nos adentremos en un universo misterioso, entre la belleza y la destrucción.

Fire of Love se asienta en unas impresionantes imágenes de archivo rodadas por Katia y Maurice Krafft durante décadas de labor investigadora acerca de sus amados volcanes. Así, los acompañamos en sus intrépidos viajes desde finales de los 60 a principios de los 90 del siglo XX.

Volcanes en Italia, Colombia, El Congo, Japón, en cualquier zona del planeta. Maurice y Katia se acercaron a su esencia, compartiéndola con el resto de la humanidad. Gracias a su mirada fascinante y fascinadora, vemos erupciones, explosiones, ríos de lava, nubes de gas. Los volcanes eran su trabajo y su vida: el corazón de su amor.

El documental de Dosa, entre sus múltiples méritos, alberga el de presentarnos, de una forma dinámica y amena, no académica, un campo investigador muy complejo, proclive a la especialización y a la lejanía del individuo de a pie, a menudo ignorante en cuestiones volcánicas. Ayuda, asimismo, a la comprensión y al atractivo del trabajo fílmico, la simpatía que irradia el dúo protagónico, Katia y Maurice, sonrientes en cada entrevista, en cada filmación. Maurice llegó a afirmar: «Si pudiera comer las piedras de los volcanes, viviría siempre allí». Existen escenas en Fire of Love verdaderamente prodigiosas como la de Katia corriendo al lado del magma volcánico o la de Maurice navegando por un lago de ácido sulfúrico.

Si Jacques Cousteau reveló al público —sobre todo a los sectores no especializados— las maravillas oceánicas, y Félix Rodríguez de la Fuente hizo lo propio con la fauna terrestre, Maurice y Katia Krafft abrieron claridades en el recóndito funcionamiento de los volcanes.

fire-of-love-3

A su vez, Fire of Love combina genialmente múltiples recursos cinematográficos: una voz en off sabia, cercana, precisa, no elitista, ni pedante, ni reiterativa; unos pasajes de animación cuyos dibujos favorecen la accesibilidad a una materia, la vulcanología, con frecuencia ignota para amplios grupos sociales; los fragmentos de programas de televisión donde Maurice se movía como pez en el agua, difundiendo con gracia y desparpajo sus  hallazgos científicos; las entradas del diario de Katia, tan vitalista, tan auténtico, con ráfagas de lirismo; las imágenes cotidianas de esta pareja entrañable de vulcanólogos, siempre dispuestos a un nuevo viaje, irremediablemente distinto al anterior, a una nueva aventura científica y humana, humana y científica, cual personajes de Julio Verne.

Su amor refulgió en el Vesubio, el Etna, el Nevado del Ruiz, el Nyiragongo y en muchos volcanes más, donde vieron con sus propios ojos y nos hicieron ver la grandeza de la existencia y el dolor de la muerte.

El destino trágico de Maurice y Katia, su temprano fallecimiento, no puede ocultar tanta luz, tantos sueños cumplidos, la alegría que expresaban en cada proyecto investigador. Amantes, vivieron y murieron juntos, en compañía de sus compañeros volcanes. Sara Dosa les rinde homenaje en este brillante documental, donde los dos vulcanólogos, dichosos, vivos en el filme, aseguran la estima hacia sus investigaciones y la memoria de su vida única, esplendorosa y valiente por parte de las generaciones venideras.

«Se querían, sabedlo».
(Vicente Aleixandre)

Escribe Javier Herreros Martínez | Imágenes Caramel Films

  

fire-of-love-2